Las cuatro edades



 

  ¿Cuál es mi  VERDADERA EDAD?

El Envejecimiento Normal es un fenómeno universal, inexorable, progresivo e irreversible, pero su ritmo es modificable.

El estilo de vida, influencias ambientales, hábitos, actitudes y conductas, la biología del estrés,  a la vez que determinadas patologías, pueden imprimir velocidad a este proceso.

Autogestionar tu longevidad saludable.

La actitud personal juega un papel clase en el proceso de envejecer.
Podemos decir que hay personas que viven muriendo… mientras que otros mueren viviendo.
Viven muriendo cuando detienen su desarrollo personal, cuando resignan sus proyectos o estrangulan sus ilusiones. Hay una inteligencia celular que detecta esa actitud y condiciona la declinación corporal. En general, los longevos saludables son personas que viven una vida plena y atemporal. Se dejan ir, sin poner diques al fluir de su existencia. Acompañan su devenir biológico con actitudes de crecimiento y desarrollo personal. Podríamos concluir diciendo que nuestro cuerpo físico es la materialización de nuestros sueños, proyectos e ilusiones.

Las emociones y el estrés generan  cambios neuroquímicos y hormonales que pueden acelerar los desgastes biológicos.
Si bien los adelantos de la ciencia, la tecnología y la medicina preventiva sumados a los acontecimientos actuales de los procesos celulares del envejecimiento pueden contribuir enormemente a una longevidad saludable, la autogestión es primordial. Muchas personas creen que la longevidad es un acontecimiento médico, cuando en realidad está muy ligada a las propias conductas y actitudes como, por ejemplo, una buena autoestima, satisfacción vital y actitud mental positiva, hábitos de alimentación y ejercicio, y meditación para un crecimiento personal.

Una de las terribles paradojas de todo esto es que las sociedades que quieren a sus viejos, los integran en un envejecimiento activo. En cambio, las que los discriminan, los entretienen de médico en médico, escondiéndolos en los consultorios y hospitales bajo la aparente imagen de cuidarlos, en realidad lo que hacen es excluirlos de la sociedad.


La VERDADERA EDAD está compuesta por distintas variables.

Edad cronológica: es la que depende de la “cédula “
Edad biológica: es la que depende de la “célula “
Edad psicológica: refleja lo que sentimos y pensamos del momento vital que estamos viviendo.
Edad social: depende de cómo nos ven “los otros “, ya sean estos individuos, o la sociedad toda, según  el modelo de envejecimiento imperante en cada época o lugar. Está muy influenciada por nuestras actitudes y conductas.

Desde el punto de vista terapéutico adquieren especial importancia la edad cronológica (EC) y la edad biológica (EB).

La EC está regida por una agenda genética que induce los cambios biológicos según el proyecto de la selección natural y es la expresión de las modificaciones que el tiempo ejerció sobre la biología.
Si bien la ciencia está trabajando intensamente sobre la comprensión y manipulación de los genes, no es posible actualmente producir cambios en este aspecto. (ni es el objetivo del Programa Longevus)

La EB está determinada por el curso de la vida; durante el mismo se desarrollan hábitos y actitudes que ejercerán su influencia sobre 5 puntos de los cuales depende la velocidad del envejecimiento.

A saber:
a-La biología y su mantenimiento. Es un tema de salud pública y autocuidado
b-El alimento. Somos lo que comemos
c-El movimiento. Úsalo o piérdelo,
d-El pensamiento. Interpretamos la realidad según nuestras creencias
e-El sentimiento. No es lo que pasa, es que nos pasa con lo que pasa.
d- Las emociones y en especial  el estrés (ambiental y emocional) generan  cambios neuroquímicos y hormonales que pueden acelerar los desgastes biológicos por alteraciones inmunitarias que disminuyen su capacidad defensiva y reparadora.

Al nacer somos todos idénticos.
A los 6 años somos todos iguales.
A los 24 somos todos parecidos.
Pero a los 76 somos todos diferentes.....
¿A qué se debe?
A que cuanto más avanzada  es la edad cronológica, más impacto e influencia  tuvo el curso de la  vida sobre la edad biológica.